Jueves, 23 de Mayo de 2019
« volver
Actualidad
1-02-2016
La cocina solidaria de Chema de Isidro
Desde su escuela en la calle de Cenicientos hasta Nepal
La cocina solidaria de Chema de Isidro

Los días previos al 24 de diciembre, el cocinero Chema de Isidro se los pasó preparando, junto con varias decenas de ayudantes, la cena de Nochebuena de unas 100 familias usuarias del CEPI Hispano-Dominicano de Tetuán, gestionado por la ONG Cesal, con la que colabora. Más de 400 bolsas de comida y regalos se repartieron esa mañana en la escuela de cocina que este chef vallecano tiene en la calle de Cenicientos: un completo menú (elaborado gracias a las donaciones de restaurantes y empresas de toda España), que iba acompañado de dulces navideños, productos no perecederos y juguetes para los niños. Sólo tres días más tarde, la cifra se superaría. 900 personas sin recursos se reunieron en el Palacio Municipal de Congresos, para degustar los platos de cocineros de la talla de Juan Pozuelo, Joaquín Felipe o el propio De Isidro. “Te invito a cenar” se celebraba por tercer año consecutivo y contó con la colaboración de 500 voluntarios, entre camareros y pinches.


Pero este chef afincado en el barrio sabe que la cocina no sólo sirve para dar de comer, sino que es una alternativa de futuro para quienes tienen menos oportunidades. Por eso lleva cinco años convirtiendo en profesionales de los fogones a chavales del CEPI que pertenecen a bandas latinas o han cometido algún delito. “Yo también fui un macarra, por eso me gustan los casos más difíciles”, dice con una chulería que cautiva a sus alumnos.


Su última aventura le ha llevado hasta Nepal, junto con Mensajeros de la Paz, Bomberos Unidos Sin Fronteras, Dentistas Sin Fronteras y 2.200 kg de ropa y juguetes. Una expedición de una semana, en la que han rehabilitado orfanatos dañados por los terremotos, prestado atención bucodental y psicoeducativa y cocinado para 130 niños.
Ahora, Chema de Isidro, por cuya historia se ha interesado una productora audiovisual, mueve hilos desde Madrid para montar en Katmandú un huerto y una cocina central, que alimente a los orfanatos y dé empleo a los chicos cuando cumplen los 16 años. Seguro que el documental sobre su vida tiene un final feliz.

 

COMPARTIR
Agregar a FacebookAgregar a TwitterAgregar a Google+Agregar a LinkedinAgregar a DiggIt!Agregar a MeneameAgregar a RedditAgregar a BlogmarksAgregar a Favoritos
Noticias | Cultura | Deportes | Reportajes | Entrevistas | Opinión | Agenda cultural
Guía de restaurantes | Directorio de empresas | Enlaces de Tetuán | Cartas al Director | Contacto
Quiénes somos | Hemeroteca | Regístrate

© 2017 Tetuán 30 días. Todos los derechos reservados. Aviso legal